Profesionales “4.0” le dan la espalda a la crisis y sus sueldos suben más que la inflación

¿Vos de qué lado estás?: profesionales “4.0” le dan la espalda a la crisis y sus sueldos suben más que la inflación

Las firmas buscan talentos para posiciones que hace algunos años ni siquiera existían. Cuáles son las claves para triunfar en el mercado laboral actual

Los trabajos más demandados en 2019 no estarán relacionados con las profesiones tradicionales, sino más bien con los puestos de trabajo vinculados con la economía digital. Incluso, son varios los que hasta hace unos años no existían y hoy están muy bien remunerados, al ser claves para las organizaciones.

Según el Foro Económico Mundial, actualmente el 70% de las tareas las efectúan las personas y el 30% quedan en manos de la tecnología. Sin embargo, la relación pasará a ser del 50-50 en no más de cinco años. Incluso, especifica que siete de cada diez niños que hoy cursan la primaria trabajarán en empleos que aún no existen.

La demanda es tal que los salarios de aquellos profesionales vinculados con la economía digital, en particular los del sector IT, han crecido 10 puntos por encima de la inflación en los últimos doce meses. Es decir, cerca de un 60%.

Hoy día, una empresa paga, por ejemplo, entre 85.000 y 100.000 pesos mensuales por un perfil senior de tecnología, mientras que un junior no se consigue por menos de 50.000 brutos mensuales.

Estos cambios de contexto lejos están de ser una cuestión de “futurología”. Por el contrario, ya impacta en los organigramas de las empresas y genera nuevos desafíos a la hora de contratar y remunerar personal. Al punto que los departamentos de Recursos Humanos se ven obligados a adaptarse a las nuevas necesidades del mercado y a tener que pagar más por perfiles “4.0” que por aquellos asociados a la “economía tradicional”.

Maximiliano Schellhas, director general de Staffing de Randstad, es contundente al señalar que “habrá una importante pérdida o reconversión de puestos. En particular, el de los que están en el medio de la pirámide salarial”.

“Las estructuras se vienen achatando por la agilidad en los procesos y el empowerment. También hay un tema de costos, que lleva a pensar en estructuras más flexibles, en las que podamos adaptarnos a tercerizar determinados procesos, al home office y a todo aquello que las nuevas generaciones piden”, explica a iProUP.

De hecho, Randstad realizó una encuesta de la que se desprende que el avance de las nuevas tecnologías ya tuvo un marcado impacto, y dio lugar a la reasignación de personal a nuevas tareas.

 En esta misma dirección, desde Mercer indican que el 75% de las compañías argentinas atravesó cambios en su diseño organizacional o está evaluando realizar modificaciones en el corto o mediano plazo.

A partir de las nuevas tecnologías y del aumento en la demanda de la digitalización, están surgiendo diferentes maneras de trabajar que ponen en jaque el modelo tradicional de las empresas.

Las estructuras jerárquicas en las cuales las personas se agrupan en “nichos”, según sus especialidades -y obedecen a una cultura de comando y control ejercido por una autoridad-, tienden a ir quedando atrás en el tiempo.

Actualmente, una de cada dos compañías reconoce que implementa “células interdisciplinarias”. Se trata de un diseño organizacional que propone estructuras más horizontales y dinámicas, se reducen las jerarquías y los equipos de trabajo cambian de acuerdo con las necesidades del negocio en ese momento.

Concretamente, asegura Ivana Thornton, directora de Career de la consultora para Argentina, Paraguay y Uruguay, “se fueron transformando posiciones que ya existían. A modo de ejemplo, la de marketing a marketing digital”.

“Se irán viendo profundos cambios en los organigramas, al igual que lo observado en la actualidad con determinado tipo de proyectos. Las organizaciones van a ir mutando a estructuras menos jerárquicas, a un mayor trabajo por células y por tipo de proyectos”, afirma a iProUP.

Matías Saladino, HR Manager de Accion Point, comparte este anticipo: “Los organigramas van perdiendo verticalidad y ganan en horizontalidad. Se incorporan nuevas tendencias, como por ejemplo las células de trabajo, mejorando así una versión más conservadora del trabajo por proyectos”.

El experto agrega que cada célula posee “un ‘mini’ organigrama para cada uno de los desarrollos que atiende. Y muchas veces es apalancada con prácticas como las metodologías ágiles, como por ejemplo Scrum”.

El cada vez más acelerado desarrollo del machine learning y el Big Data han generado la necesidad de nuevas posiciones laborales.

Para Miguel Alfonso Terlizzi, presidente de Hucap, “el avance de la tecnología impacta en todas las áreas, ya que tiene como finalidad simplificar procesos, aumentar la productividad y el rendimiento laboral”.

“Los puestos de trabajo sufrirán fuertes transformaciones. Por ende, las estructuras, organigramas y ‘persogramas’ serán más dinámicos y flexibles, menos funcionales, más matriciales y ágiles”, completa.

Delcapitalismoal “talentismo”

En esta nueva era de transformación digital, muchas posiciones tendrán como competencias requeridas el dominio del análisis y la toma de decisiones en base a información que proveerán los sistemas de inteligencia artificial, que generarán importantes cambios en las formas de trabajar.

Hoy, las compañías valoran la diversidad, la multiplicidad de tareas, la capacidad de adquirir nuevas habilidades, por lo que apuntan al armado de grupos con aquellas personas que tengan formaciones, miradas diferentes y predisposición a aprender.

Mauro Busso, director general de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (CESSI), asegura que las compañías, sin importar el tamaño, han comenzado a buscar talentos orientados a la cognitividad y están mutando de una estructura verticalista a una horizontal.

“Esto significa que se prioriza el empleo en espacios colaborativos, coworking y la conformación de equipos ampliados y ad-hoc, produciendo un cambio de paradigma hacia un modelo basado en nómades digitales”, explica el experto a iProUP.

“El mundo se encuentra en una interesante carrera por el talento, bajo la premisa del paso del capitalismo al talentismo”, especifica.

Este nuevo escenario requiere de un rediseño de las prácticas corporativas, en particular de Recursos Humanos, como también de una revisión de su propuesta de valor, que incluye desde el reacomodamiento de los salarios y compensaciones hasta los planes de carrera y bienestar.

Cada vez más empresas tiene un sistema de reconocimiento y compensación diferencial para quienes participan de estas células. “Cuando hablamos de herramientas de compensación nos referimos a premios, bonos o pagos extraordinarios”, detalla Thornton.

Nuevos puestos, nuevos salarios

La digitalización y automatización de procesos atraviesan a toda la organización y generan la necesidad de nuevos perfiles para responder a los requerimientos actuales.

Según la ejecutiva de Mercer, estos puestos son altamente pretendidos y, en consecuencia, sus salarios son diferentes respecto de los “tradicionales”.

Para Javier Carrara, Director de People de Everis Argentina, la alta demanda de estas posiciones y la poca oferta disponible de perfiles experimentados para cubrir estas posiciones hacen que quienes se vinculen con la “economía digital”, o los llamados empleados “4.0”, se coticen más en relación a los cargos para los cuales la oferta es mayor.

“Las áreas de sistemas como también de marketing y comunicación son las que más rápido se están trasformando. Posiciones como data science, arquitectos de big data, social media manager, community manager, directores de marketing online, responsables de ecommerce y programadores de nuevas tecnologías son posiciones cada vez más buscadas, que vienen tomando fuerza en casi todas las industrias”, detalla.

Matías Saladino, de AccionPoint, complementa: “Los departamentos de sistemas han adquirido un papel de relevancia que antes no tenían como tal. Dentro de ellos, debe hacerse mención a las tareas de desarrollo de software”.

En su visión, las áreas que más modificaciones experimentaron son las de servicios: “Debieron adaptarse a las demandas y a las exigencias de los usuarios. Por ejemplo, la gran mayoría tuvo que realizar apps móviles”.

María Fernanda Álvarez Apa, gerente de consultoría de People & Change de PwC Argentina, comenta a iProUP que hay empresas que están creando una división que se encarga específicamente de data analytics.

“Es el área ‘guardiana’ del dato. Es la encargada de reunir y de dar formato a toda la información para que luego cada área de la compañía pueda sacarle rédito a su gestión”, detalla.

Por otro lado, algunas posiciones relacionadas con las nuevas tecnologías, la creación de algoritmos complejos y la definición acerca del tipo de innovación a utilizar en pos de lograr ciertos objetivos (arquitectos tecnológicos), cotizan muy alto en el mundo laboral actual.

“La informática y el desarrollo de sistemas de gestión, organización y de seguridad son cada vez más importantes. Por eso, estos profesionales suelen ganar en Argentina entre 20.000 y 25.000 euros al año. Aun así, sus sueldos están muy por debajo de lo que pueden cobrar en Europa o Estados Unidos”, aclara Carrara.

Pese a las buenas remuneraciones que paga el mercado a los “profesionales 4.0”, el responsable de Randstad advierte que se les hace difícil a las empresas cubrir posiciones de este tipo.

“Es muy difícil hallar perfiles de tecnología que no estén trabajando”, asegura el experto, y completa: “Nos sobran contadores, abogados, personal de comunicación, pero en tecnología el mercado está casi en pleno empleo”.

Saberadaptarse

Mara Schmitman, CEO de Schmitman HR, subraya que las compañías están aumentado la apuesta a las posiciones de gestión.

“Project managers, office managers, RR.HH. y todos los mandos medios o los que tengan que ver con liderazgo tienen cada día mayor relevancia. También se está revalorizando la posición del Recruiter IT, sobre todo, si habla diferentes idiomas y maneja métricas de mercado”, explica a iProUP.

“Un manager de Recursos Humanos de una empresa horizontal puede percibir un salario de $200.000 brutos, mientras que un reclutador de perfiles tecnológicos, cerca de $85.000 brutos. A esto se le suman todos los beneficios que les proponga la empresa”, dice Schmitman.

Vinculado con ello, cabe decir que no sólo los puestos han cambiado, sino también las demandas de las organizaciones. “Buscan colaboradores o profesionales que cuenten con capacidad de flexibilidad y que sepan adaptarse a los cambios velozmente”, enfatiza el vocero de Hucap.

“Muchos nuevos conocimientos comienzan a ser básicos y excluyentes para desarrollarse en muchas profesiones”, remarcan en Randstad.

Por lo pronto, todos los expertos consultados por iProUP coinciden en algo: el mundo requerirá cada vez más de arquitectos de la información, desarrolladores, creativos, programadores, analistas, especialistas en plataformas, en seguridad informática y en marketing digital.

Como contrapartida, precisará de menos administradores, operarios y de quienes realizan tareas rutinarias que quedarán en mano de las nuevas tecnologías. Ya hay que estar preparados para ello.

Fuente: https://www.iproup.com/innovacion/3020-inteligencia-artificial-seguridad-big-data-Sueldos-vs-inflacion-por-que-no-hay-crisis-para-empleos-4-0

Por | 2019-02-27T15:59:41+00:00 febrero 26th, 2019|empleo, Nota de prensa|